Category Archives: alimentos


El chachafruto y las legumbres en general; alimentos clave para nuestro futuro

Hoy en día nuestro mundo afronta un difícil reto: garantizar la seguridad alimentaria al tiempo que provee una alimentación equilibrada para todos los habitantes del planeta.

Las cifras son sobrecogedoras: alrededor de 800 millones de personas sufren de hambre crónica y unos 2.000 millones viven con carencias de uno o más micronutrientes. Paradójicamente, al mismo tiempo, más de 500 millones de habitantes del planeta padecen de obesidad.

Superar el hambre y la malnutrición en el siglo XXI significa aumentar tanto la cantidad como la calidad de los alimentos y simultáneamente asegurarnos de producir alimentos de manera sostenible, con eficacia y seguridad. En septiembre de 2015, los líderes mundiales aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción en favor de las personas, el planeta y la prosperidad.

El Año Internacional de las Legumbres contribuye al lanzamiento de la Agenda en la medida en la que, a través de este alimento, la FAO desea promover acciones que contribuyan a acabar con el hambre y proteger al medio ambiente, al planeta y a sus habitantes. Las legumbres han sido parte esencial de la alimentación humana desde hace siglos. Sin embargo, su valor nutricional, en general, no es reconocido y con frecuencia su consumo no se valora lo suficiente.

Esta falta de reconocimiento es inmerecida, puesto que las legumbres desempeñan una función crucial en la alimentación saludable, en la producción sostenible de alimentos y, sobre todo, en la seguridad alimentaria.

beneficios_legumbres

Fuente: Semillas nutritivas para un futuro sostenible – FAO 2016

6 claves para una alimentación perfecta en tu oficina

La implementación de la jornada continua en los puestos de trabajo es, según los expertos, una tendencia al alza, lo que implica permanecer entre 6 y 8 horas continuas en el puesto de trabajo, trayendo como consecuencia levantarse muy temprano, realizar el almuerzo muy tarde, y cenar pronto para acostarse a una hora que nos permita dormir las 8 horas reglamentarias que garantizan un descanso óptimo. Ya en 2012, el 49% de la población española que trabajaba en el sector privado y el 79% del público, lo hacía en jornada intensiva según un estudio elaborado por la Universidad de Zaragoza.

Ante esta situación en la que son muchas las personas que desconocen cuál es la rutina alimentaria adecuada que deben seguir, en CHANCE nos hemos puesto en contacto con Super Premium Diet para consultar a un experto en nutrición y así conocer la forma adecuada de organizar nuestra dieta diaria. Así nos lo ha explicado en las 6 claves que nos ayudarán a adaptarnos mejor a un horario de jornada continua.

Si bien los nutricionistas siempre recalcan la importancia de desayunar por las mañanas, en el caso de las personas que trabajan tantas horas seguidas esta recomendación es esencial que se cumpla. ¿Qué entendemos por un desayuno completo? Aquí dos opciones saludables para empezar bien el día:

Si tienes tiempo: prepara 2 rebanadas de pan integral o de semillas con aceite de oliva virgen extra (2 cucharadas de postre máximo), con rodajas de tomate natural y queso fresco. Acompañamos con una infusión o café, y una pieza de fruta.

Si te levantas con el tiempo justo: toma un bol con avena, leche o bebida vegetal, trozos de fruta y frutos secos, que puedes tomar así o triturado a modo de batido.

 

 

Las legumbres: aliadas de la figura

Además de aportar grandes cantidades de fibra, proteínas, hierro, vitaminas y minerales, consumirlas a diario ayuda a reducir el colesterol malo y el sobrepeso.

La nutricionista María Soledad Tapia, manifestó que incluir legumbres en la dieta diaria puede ser una estrategia para perder unos kilitos. Y mantener el peso.

El consumo moderado de legumbres, cualquiera que sean, contribuye a un moderado efecto de pérdida de peso, incluso cuando no se está siguiendo un régimen alimenticio bajo en calorías. Así lo reveló un estudio publicado en The american journal of clinical nutrition que analizó la médica nutricionista María Soledad Tapia, parte del equipo editorial de la página venezolana MiradorSalud.com

“Incluir legumbres en la dieta diaria puede ser una estrategia para perder unos kilitos. Y mantener el peso”, expresa Tapia, basándose en el vasto estudio, cuyas conclusiones indican que quienes consumían 130 gramos de legumbres todos los días durante seis semanas, sin hacer otros cambios dietéticos, perdieron peso en comparación con los que no consumían legumbres a diario.

Legumbres son las caraotas, las lentejas, los frijoles, los guisantes, los garbanzos, cualquier leguminosa de grano seco que no se utiliza para la extracción de aceite comestible.

 

 

smoothies

“Smoothies”, los aliados más frescos y saludables del verano

Mejorar el cutis, facilitar la digestión e, incluso, ayudar a perder peso son algunos de los beneficios de los “smoothies”, una alternativa refrescante y saludable para hidratarse en verano

Madrid,(EFE).- Las bebidas refrescantes son las aliadas perfectas en los meses de verano, cuando las altas temperaturas azotan sin piedad y obligan al organismo a estar hidratado, para ello, los “smoothies” -batidos-, en plena tendencia, se presentan como una alternativa rica, refrescante y saludable.

Los “smoothies” una alternativa rica, refrescante y saludable para este verano

Esta moda que arrasa entre las “celebrities” permite al organismo depurar las toxinas a las que esta expuesto, sobre todo, a través de los alimentos que ingiere, los que pueden provocar diversos problemas de salud como dolores de cabeza, sobrepeso alergias o insomnio.

Asimismo, los “smoothies” pueden ser una “dosis de energía” tras el entrenamiento porque ayudan al cuerpo a recuperarse tras el ejercicio agregando nutrientes en la dieta de forma sencilla y deliciosa, como apuntan los expertos de Crown Sport Nutrition, marca que distribuye productos para potenciar la recuperación y la fuerza en deportistas.

Mejorar el cutis, reducción del estrés, facilitar la digestión e, incluso, ayudar a perder peso son algunos de sus beneficios.

Recetas deliciosas para este verano

Un puñado de fruta, leche y huevo, son algunos de los ingredientes que el equipo de Crown Sport Nutrition recomienda para disfrutar de un delicioso “smoothie” estas vacaciones.

Los expertos recomiendan utilizar frutas y hortalizas bio, ya que no presentan restos de abonos químicos, ni pesticidas y contienen más vitaminas o minerales, y apuntan que es “mucho mejor” si estas son de temporada como las cerezas, fresas o kiwis, que contienen grandes cantidades de antioxidantes.

Smoothies bebida verano

En el libro “Súper Smoothies” (Planeta) de Fern Green se pueden encontrar hasta 60 recetas diferentes de esto batidos divididas según los beneficios que se quieran conseguir, “cutis fresco”, “chute de energía” o “detox para perder peso”, son algunos de ellos.

Por ejemplo, si lo que se quiere es un “chute de energía”, una receta simple de elaborar es la del “smoothie” de plátano, leche, avena y canela, para el que se necesitan 100 gramos de plátano, 300 mililitros de leche desnatada, 40 gramos de avena, y un toque de canela en polvo (al gusto).

Mejorar el cutis, reducción del estrés, facilitar la digestión e, incluso, ayudar a perder peso son algunos de sus beneficios

Para depurar es recomendable utilizar frutas y hortalizas como el jengibre, aguacate, brócoli o cilandro. Un batido de leche de almendras y jengibre, (100 gramos de almendras, 15 de jengibre y una cucharadita de miel), puede ayudar a limpiar el organismo, como se recoge en el libro de Fern Green.

Las famosas también utilizan estos batidos para adelgazar, pues “smothies” como el de aguacate pueden ser un aliado perfecto si es este el objetivo que se persigue. Los ingredientes necesarios son, 1 aguacate deshuesado y pelado, zumo de lima, 2 ramitas de perejil, 1 manzana, 5 hojas de menta, medio pepino y un racimo de uvas blancas sin pepitas.

Propiedades de frutas y verduras según su color

El libro “Súper Smoothies” también indica que beneficios poseen los alimentos según su color, por ejemplo, los rojos, como fresas o tomates, “protegen a las células y contribuyen a prevenir dolencias cardiacas”, mientras que los morados, moras o remolachas, “protegen del dolor, las inflamaciones y ayudan a controlar la presión arterial”.

Los naranjas y amarillos, como mandarinas y plátanos, “refuerzan el sistema inmunitario, además de ser buenos para la vista”, la piel o los huesos, por su parte, los blancos, contienen propiedades “anti”, “antimicrobianas, antiparasitarias o antivirales”. EFE

super legumbres

Las legumbres: deliciosas y versátiles

Etimología

La palabra legumbre procede directamente del latín legumen, leguminis, con que se designaba a semillas comestibles como habas guisantes, lentejas, alubias etc, ya cultivadas por los romanos.

y leguminosas: ¿cuál es la diferencia?

El término “leguminosa” hace referencia a aquellas plantas cuyo fruto se encuentra dentro de una vaina. Las legumbres son un subgrupo de la familia de las leguminosas, pero el término “legumbre” hace referencia únicamente a la semilla seca. Los frijoles, las lentejas y los guisantes secos son los tipos de legumbres más conocidos y consumidos (para más información: ¿Qué son las legumbres?).

Un antiguo cultivo

Las legumbres han sido una parte esencial de la dieta humana durante siglos. De hecho, los restos arqueológicos hallados en Anatolia (la actual Turquía) demuestran que la producción agrícola de garbanzos y lentejas se remonta al 7000 – 8000 a.C.

Un ingrediente delicioso y versátil y con un largo período de conservación

Las legumbres forman parte de la cultura alimentaria y la dieta habitual en casi todo el mundo y son un ingrediente clave en numerosos platos nacionales y regionales emblemáticos, desde el falafel al dal, pasando por el chile o los fríjoles cocidos. Las legumbres se pueden almacenar durante meses sin que pierdan su elevado valor nutricional, aumentando así la disponibilidad de alimentos entre cosecha y cosecha (póngase a cocinar: Libro de cocina de la Red de información sobre operaciones poscosecha (INPhO)).

 

datos_legumbres

Parte de la red vital de la biodiversidad

Las propias legumbres son muy variadas: se cultivan centenares de variedades en todo el mundo. Además, el cultivo intercalado con legumbres diversifica los sistemas agrícolas típicos. Si un cultivo falla debido a la sequía o a las plagas, otro puede salvar la cosecha. Esto aumenta la resiliencia y la sostenibilidad de las explotaciones agrícolas e incrementa la seguridad alimentaria y de los ingresos. Además, el cultivo intercalado con las legumbres incrementa la biodiversidad vegetal y crea un paisaje más variado para animales e insectos. Al mejorar la salud del suelo, las legumbres también promueven la biodiversidad de sus microorganismos.

Fomentan la agricultura sostenible y la protección del suelo

Como fijadoras de nitrógeno, las legumbres pueden mejorar la fertilidad del suelo, mejorando y alargando la productividad de las tierras agrícolas. La utilización de las legumbres en los sistemas de cultivos intercalados y como cultivos de protección, puede reducir la erosión del suelo y contribuir a la lucha contra las plagas y las enfermedades. Dependiendo de la especie y las condiciones medioambientales, las leguminosas de grano y forrajeras son capaces de fijar biológicamente hasta 350 kg de nitrógeno por hectárea al año.

 Consumen poca agua

La producción de legumbres requiere poca agua, especialmente en comparación con otras fuentes de proteínas. Por ejemplo, la producción de daal (guisantes o lentejas partidos) precisa 50 litros de agua por kilogramo. En cambio, para producir un kilogramo de pollo se requieren 4 325 litros de agua, para un kilogramo de carne de cordero 5 520 litros de agua, y para un kilogramo de carne de vacuno 13 000 litros de agua. Su reducido consumo de agua convierte a la producción de legumbres en una buena opción en aquellas zonas y regiones más secas propensas a la sequía.

Un aliado inesperado frente al cambio climático

La amplia diversidad genética de las legumbres permite seleccionar nuevas variedades adaptadas al cambio climático. Además, como fijadoras de nitrógeno, las legumbres evitan depender de los fertilizantes sintéticos, reduciendo la huella de carbono e, indirectamente, las emisiones de gases de efecto invernadero. Muchas legumbres favorecen una mayor acumulación de carbono en el suelo que los cereales o los pastos.

Asequibles y polivalentes

En los países en desarrollo, las legumbres constituyen el 75 por ciento de la dieta media, en comparación con el 25 por ciento en los países industrializados.

Son una alternativa económica a la proteína animal. Como se pueden utilizar para consumo propio o como cultivos comerciales, los agricultores que cultivan legumbres tienen la opción de consumir y/o vender su cosecha. Además, algunas legumbres como el guandú y el bambarase pueden cultivar en suelos muy pobres y ambientes semiáridos en los que otros cultivos no pueden crecer.

Los residuos de cultivos de leguminosas de grano también pueden utilizarse como forraje animal y su mayor concentración de proteínas mejora la salud animal.

Un poderoso súper alimento

Las legumbres son ricas en nutrientes y constituyen una fuente fabulosa de proteínas. Debido a su alto contenido nutricional, las legumbres son un alimento básico en las cestas de alimentos de emergencia. En torno a un 20-25 por ciento de su peso son proteínas, el doble que el trigo y el triple que el arroz.

Las legumbres tienen un bajo contenido en grasa y no tienen colesterol. Su índice glucémico (un indicador del efecto en el nivel de azúcar en sangre) también es bajo, y son una fuente importante de fibra alimentaria. Como no contienen gluten, son un alimento ideal para los pacientes celíacos. Además, las legumbres son ricas en minerales y vitaminas B, fundamentales para la salud.

Las legumbres tienen muchos beneficios para la salud. Su alto contenido en hierro y zinc resulta especialmente beneficioso para las mujeres y los niños con riesgo de padecer anemia. También contienen compuestos bioactivos que, según algunos estudios, ayudan a combatir el cáncer, la diabetes y las enfermedades del corazón. Algunas investigaciones demuestran que comer legumbres habitualmente también puede ayudar a controlar y combatir la obesidad.

 

Fuente: FAO